Technology

Freno de estacionamiento electromecánico

El freno de estacionamiento electromecánico tiene poco en común con un freno de mano convencional. Es resistente al desgaste, su efecto de frenado es permanentemente constante y no puede bloquearse.

El freno de estacionamiento electromecánico está compuesto por el freno de estacionamiento, el asistente de arranque y las funciones para frenadas de emergencia. Se activa tirando de una palanca situada en la consola central, que sustituye a la palanca del freno de mano convencional. El freno de estacionamiento se libera automáticamente al poner el vehículo en marcha (siempre que el conductor se haya puesto el cinturón de seguridad). La unidad de control del freno de estacionamiento electromecánico determina la marcha seleccionada, la posición del pedal del acelerador, la velocidad del motor, el par de torsión, la dirección de la marcha y el ángulo de inclinación del vehículo. Esta información se utiliza para evitar que el vehículo retroceda al ponerlo en marcha en pendiente. Sólo se puede liberar el freno manualmente si se pisa al mismo tiempo el pedal del freno. En caso de frenada de emergencia mediante el freno de estacionamiento, el vehículo se frena de forma considerablemente más eficaz que con un freno de mano convencional, ya que el sistema se comunica con el sistema antibloqueo de frenos (ABS) y con la distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD) a través del programa electrónico de estabilización (ESP).